San José Carpizo

Fue fundada en 1871 por Don José María Carpizo Sánchez, uniendo las tierras de tres fincas convirtiéndose en una de las haciendas más importantes de la península.

Su actividad era una mezcla de agricultura con ganadería, con cría de ganado bovino a gran escala. El palo de tinte fue su principal actividad pero ante el auge del henequén cambió a la extracción de esta fibra, su extensión llego a superar los 36,226 ha.

Después de su exitoso crecimiento — de tener 181 habitantes en 1895 llegó a contar con 728 en 1913 — para 1921 un éxodo masivo redujo a sus trabajadores a tan solo 40. En 1938 con la Reforma Agraria los Carpizo vieron reducida la superficie de su hacienda.

En 1941 fue vendida y diez años más tarde cambia de propietario hasta la actualidad en que se encuentra parcialmente abandonada e improductiva. Parte del caso, sobre todo las casas de los acasillados y de peones, lo habita una comunidad.

Cuenta con red eléctrica, y conserva sus calles, su taller de carpintería y su capilla en buenas condiciones, la pequeña comunidad cuenta con transportes particulares y tienda entre otros servicios básicos.