Arquitectura Colonial

Con un excelente estado de conservación, la Ciudad de San Francisco de Campeche, de estilo colonial barroco, es una bella muestra de un centro urbano fortificado. Esta cualidad le ha valido un título de Patrimonio Cultural de la Humanidad por parte de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura.

Sus calles alineadas nos permiten realizar un recorrido agradable admirando la decoración de sus casonas, algunas de ellas con fuertes reminiscencias moriscas y españolas de los siglos XVIII y algunas modificaciones del XIX. El colorido de sus fachadas imprimen una vibrante sensación de vida en quienes las visitan, cada calle está llena de historias y leyendas.

Nostálgicas muralla rodean parte de la ciudad que estuvo un día completamente protegida. Las fortificaciones de añejas paredes son un estético recuerdo de la colonia de los siglos XVIII y XIX y un eco de aquellos días de gloria y desastrosos combates.

A la arquitectura civil y militar se fusiona la arquitectura religiosa, como modestos baluartes de la fe que protegieron a la población durante las ofensivas piratas; iglesias de espadañas franciscanas y retablos barrocos con columnas salomónicas dejan huella de su fuerte impacto durante la evangelización católica en tierras americanas fortificadas como la Villa de San Francisco de Campeche. La sobriedad de sus fachadas se imponen a la fe cuando la protección a sus fieles era ponderante.